Para tener una vida saludable es necesario que tengamos una alimentación balanceada, en este intento muchas veces nos concentramos en las primeras comidas del día y no prestamos demasiada atención a la cena, que es igualmente una de las comidas más importantes y por tanto deberá ser nutritiva y ligera porque vienen las horas de sueño.
Es un grave error pasar por alto la cena, sea porque estamos cansados o nos asusta comer porque podemos engordar, precisamente por ser la última comida que hacemos en el día debemos prestar una especial atención a ella, pues luego pasaremos al menos 8 horas de sueño en las que no ingeriremos ningún alimento.

La importancia de hacer cinco comidas al día

Muchos especialistas en nutrición recomiendan dividir las calorías que según nuestro peso y actividad física debemos consumir en un día, en cinco porciones que comeremos ese día, empezando por el desayuno hasta la cena. Esto nos ayudará a mantener saciado a nuestro estómago y evitará que comamos compulsivamente.
Además si hacemos cinco comidas diarias el metabolismo se hace más rápido, pues si pasamos muchas horas sin comer el cuerpo entra en un estado de ahorro, por no saber cuándo volverá a comer y acumulará grasas previendo un posible período de escasez, esto hace más lentos los procesos de quema de grasas del cuerpo.

Cómo armar una cena saludable

Cada una de estas comidas estará compuesta por una porción de cada grupo alimenticio, es decir, una porción de proteína, una de carbohidratos, una porción de grasas buenas, la cantidad y calidad de esos alimentos dependerá de la hora que se trate y también de nuestra actividad física.
En el caso de la cena, debemos evitar consumir harinas o carbohidratos complejos, pues estos promueven la acumulación de grasas durante el sueño, además es mucho mejor comer alimentos más ligeros para que podamos dormir más tranquilos y no le tome mucha energía a nuestro cuerpo digerirlo.
Una porción de pollo o pescado es ideal como proteína, hay que evitar las carnes rojas en estas horas porque son más difíciles de digerir. El carbohidrato debe obtenerse de los vegetales como por ejemplo: el coliflor, la lechuga, el calabacín o los espárragos. Estos están cargados de fibra y son carbohidratos simples que no aumentan el azúcar en sangre.

La cena y la actividad física

Hay muchas recetas que podemos conseguir en internet con ideas de cenas saludables, pero el criterio general es observar que en el plato tengamos una porción de cada grupo alimenticio, obviamente cocinaremos sin grasas saturadas, preferiremos siempre los alimentos frescos y no procesados y dejaremos de lado el azúcar refinado.
Sodexo, Servicios de Calidad de Vida, a través de su producto Alimentación Pass te recuerda la importancia de una alimentación balanceada. ¡Conócelo aquí!
Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 6 personas han votado por este artículo

Post a Comment
  (optional) (optional)