Un factor que influye significativamente en cómo los empleados se sienten sobre el trabajo es el medio ambiente en el que este se desarrolla. Entendiendo que para lograr un ambiente cómodo, debe existir una buena relación del trabajador con sus compañeros, jefes y con su puesto de trabajo en sí.

Es por esto que www.revistarecursoshumanos.com nos da unos consejos para entender y crear ambientes positivos que animen a los trabajadores a cumplir con sus labores y mantenerlos motivados durante el día.

1 - Comunicación abierta y transparente

Este tipo de comunicación permite que los empleados sientan que decir sus necesidades y opiniones es de suma importancia y se sentirán parte de la organización.

Todo el mundo se vuelve más unido y hay respeto mutuo entre todos los empleados, independientemente de su estatus oficial. No tendrán miedo de sugerir ideas para mejorar los procesos de trabajo, beneficiando así a todos en la organización.

2 - Balance entre trabajo y vida personal

Tiene que haber algún tipo de equilibrio entre el trabajo y la vida personal, esto mejorará la satisfacción laboral de los empleados, ya que sienten que no están descuidando otras áreas de sus vidas que posiblemente sean más importantes para ellos que lo que realizan dentro de la empresa.

Aparte de eso, los empleados que están expuestos a más experiencias de la vida fuera del trabajo pueden utilizar lo que han ganado y aplicarlo internamente en la organización.

3 - Formación y desarrollo

En un momento en que el cambio es más desenfrenado que nunca, es necesario que las organizaciones se mantengan al día y formen a sus empleados en consecuencia. Por ejemplo, la tecnología está evolucionando tan rápidamente que lo que se podía hacer con las aplicaciones de uso común hace diez años, hoy en día es obsoleto.

Adaptarse a los cambios nunca fue más crucial que en esta época, se debe a que quienes no lo hacen, son reemplazados. Esto es válido tanto para el individuo como para la organización misma.

4 - El reconocimiento por el trabajo duro

Las recompensas son necesarias para fomentar ciertos comportamientos en las personas. Se utiliza en la gestión organizacional, para reconocer y valorar a los empleados que ponen su mayor esfuerzo en sacar su trabajo, esto promoverá conductas similares en el futuro. Una recompensa, no tiene que ser de naturaleza monetaria; a veces incluso un simple reconocimiento verbal por el supervisor es lo suficientemente necesario para estimular y motivar a los empleados.

5 – Fuerte espíritu de equipo

Como seres sociales, buscamos naturalmente el apoyo de nuestros compañeros y tratamos de pertenecer a un grupo. Por eso es importante que las actividades de equipo se enfoquen en los aspectos positivos de cada miembro y superen los negativos. Hay que celebrar eventos como cumpleaños o noticias especiales. A la hora de hacer frente a los problemas, hay que hacerlo juntos.