Por años hemos basado nuestros intentos de perder peso en factores como la dieta, la privación de alimentos considerados poco saludables, la idea de fuerza de voluntad y la necesidad de hacer ejercicios, pero han sido estrategias equivocadas y poco sostenibles, cuando la base de toda vida saludable está en el cambio de hábitos.

¿Qué estamos haciendo mal?

  1. Conceptualizar ese esfuerzo como "dieta”, entendida esta como un período en el que dejaremos de comer las cosas que nos gustan para obligarnos a comer otras que consideramos más saludables pero generalmente desprovistas de sabor.
  2. Apoyarnos en la idea de que el éxito para una vida más saludable está en nuestra capacidad de autocontrol. El autocontrol es como un músculo que se cansa de tanto usarse, por eso es un estado insostenible que nos agota por completo.
  3. Realizar una actividad física con el único objetivo de perder peso. De nuevo nos estamos obligando a tener un comportamiento que no nos gusta.
  4. La supresión de pensamientos. Cuando intentamos conscientemente dejar de pensar en algo, eso se vuelve la única cosa en nuestra mente. Así que forzarnos a dejar de pensar en ese pedazo de pizza que anhelamos sólo servirá para causarnos una mayor ansiedad.

¿Qué debemos hacer?

En muchos medios se nos repite la idea de que perder peso y estar más saludables es muy fácil, que lo que debemos hacer es simple, comer menos y ejercitarnos más, pues mientras consumamos menos calorías de las que consumimos, nos mantendremos delgados por siempre.
Esta es una idea totalmente errónea, como seres humanos complejos, cada objetivo o meta que implique un cambio dentro de nosotros mismos, exige un proceso a veces muy lento, que requiere de una buena estrategia y de mucha paciencia.
En primer lugar, debemos entender que tenemos una alternativa frente a todas esas dificultades y obstáculos que nos impiden alcanzar nuestros objetivos de pérdida de peso y vida saludable.
  1. Cambia tus preferencias y hábitos alimenticios, remplazando las opciones poco saludables por comida saludable, pero apuntando hacia cosas que te gusten, la idea es no obligarse ni privarse de lo que nos gusta, sino elegir alimentos que nos gusten pero que sean más sanos.
  2. Haz que tu entorno trabaje para ti y no en tu contra. Elimina las opciones poco saludables de tu alacena (comida chatarra, chucherías, refrescos, dulces) y reemplázalas con mejores alimentos. Debemos hacer que los alimentos saludables, en nuestra casa, se vuelvan el plan A y también el plan B.
  3. No dependas de tu fuerza de voluntad. Tener que estar controlando todo el tiempo lo que comemos, lo que pensamos y cómo nos comportamos en relación a la comida puede ser agotador, así que saca este factor de la ecuación. Elimina de tu hogar las opciones poco saludables.
  4. Identifica cuáles son las comidas que te provocan mayor ansiedad y son desencadenantes de estos ataques en los que comemos sin parar, estos serán los primeros que deberán salir de tu casa. Déjalos para ocasiones especiales.
  5. No pienses en dieta y ejercicios, como si fueran un castigo o algo negativo, haz elecciones con el objeto de estar más sano y de mejorar tu vida y si eso resulta en una pérdida de peso pues mucho mejor.
Sodexo, Servicios de Calidad de Vida, a través de su producto Alimentación Pass te recuerda la importancia de una alimentación balanceada¡Conócelo aquí!  
Como calificaría usted este artículo

1 2 3 4 5
Deficiente Excelente

Calificación del contenido:
1 2 3 4 5
 7 personas han votado por este artículo

Viviana Otero
Es importante concienciar a la población que la vía mas exitosa para un cambio a largo plazo en nuestra salud es: comer saludable, realizar alguna actividad física diariamente y olvidarse por completo de las dietas extremas.

Los cambios en el estilo de vida cuando son saludables y prolongados hacen el cambio efectivo a largo plazo, las dietas extremas permiten bajar muchos kilos de forma rápida y con el tiempo la dieta no es sustentable, la ansiedad aparece con mayor intensidad y los kilos rebajados se pierden de forma rápida.
sábado, 11 de abril de 2015
Post a Comment
  (optional) (optional)